Notícies

Les novetats ja són aquí, destaquem el poemari de la rapera i poeta Gata Cattana

Al fin y al cabo vivir no es solo respirar, sino caerse y levantarse y sentir al máximo aunque duela… Es curioso también, y no por gusto, que los franceses llamen al abrazo «la pequeña muerte».

La vida es tensar un cuerda hasta que al fin se rompe
_ _

No hay dogma que me ocupe
más de un día de debate
ni llanto que no curen
cuatro horas de lectura.
_ _

Des de dimarts pots trobar les últimes novetats rebudes. Novel·les, assaig, poesia, llibres infantils, cinema, música… t’estan esperant.

D’entre tot el que ens ha arribat destaquem el poemari de la rapera i poeta cordovesa Gata Cattana (1991-2017), «No vine a ser carne». Ana Isabel García, Gata Cattana havia set una nena curiosa, a qui li encantava aturar-se a les llibreries cordoveses, capbussar-se en la història; que va estudiar Ciències Polítiques. Cattana no era una rapera habitual. Era una dona de lletres, d’art. Parlava de filosofia, història, geopolítica, cultura clàssica…

Va morir el març de 2017 amb un únic llibre publicat: L’escala de Mohs. No obstant això, Ana Isabel García va deixar escrit molt més. En les seves llibretes i calaixos van quedar desenes de textos inèdits, escrits en la seva adolescència, que veuen la llum en aquest llibre, No vine a ser carne. Un poemari que recull tant poemes anteriors a 2010 –quan Gata Cattana tenia 19 anys– com a posteriors, i textos en prosa.

Us deixem amb el poema, «Me despido», i us convidem, a emportar-vos en préstec el seu llibre:

Me despido

Me despido, y no como aquel que se despide
vacío, hueco, no como ese que se relame
ante pareceres dispares, ante adioses que
sólo son hastaluegos.
Me voy como lo que vine, como la antítesis
de lo ario, de lo puro, como aquel susto
que se repite, y no por no prevenirlo, sino
porque siempre es esperado.
Me voy y no sé lo que dejo: ¿amor?, ¿pena?,
¿alegría?, ¿sollozo?, ¿taciturnidad?, ¿apatía?,
¿desazón?, ¿éxtasis?
No sé, ¿vacío?
Dejar, dejo, ¿NO?

¿Qué sería de la gloria sin el legado?
Pues eso, que me piro, pero como aquel
que se va sin caminar,
con la sensación de que el camino es corto,
vamos, que me ha sabido a poco;
como aquel que corre como en sueños, sin moverse.

Me voy y no sé lo que dejo,
pero sí lo que me llevo: me llevo ese nosotros, esa identidad
hacia algo que hace que no tenga identidad,
que hace al hacer, que hace deshaciendo.

Desde tu masa cubierta de cráneo,
desde lo que queda en ti y sólo en ti,
no extrapolable a otros tú,
sino en tu tú, en se y por se,
quedará un yo, ese yo que sólo aparecerá
con un olor, con una risa, una nota,
un litro, una persona, un ruido, un silencio,
y, lo más importante, un pensamiento.

Solo cuando este cúmulo de pareceres
intangibles sea una masa que se simbiotice
con la masa cubierta de tu cráneo, que a su vez
quede simbiotizada con tu cuello,
solo ahí no me habré ido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *